Energía Solar Fotovoltaica

La energía fotovoltaica es aquella que aprovecha directamente los rayos solares para producir electricidad. Las placas fotovoltaicas, necesarias para captar la radiación solar, producen corriente continua, como las pilas. Muchas aplicaciones -Electrónica, bombillas, motores- pueden emplear este tipo de corriente, que es la única que puede ser almacenada en baterías. Cuando las placas se conectan a la red eléctrica, o cuando trabajan en paralelo a ésta, es necesario convertir la corriente continua en alterna con unos inversores de corriente. Esta energía eléctrica sostenible tiene diferentes usos y aplicaciones: desde el funcionamiento de aparatos de bajo consumo hasta la electrificación de viviendas o núcleos de población aislados, así como señales de tráfico o indicadores, las comunicaciones o el alumbrado público.
SolCam ofrece dos tipos de instalaciones: los sistemas autónomos, que generan energía en el mismo punto de consumo y no están conectados a la red eléctrica y los sistemas conectados a la red eléctrica, que permiten ceder o vender a la red eléctrica toda o una parte de la electricidad producida.
Muchos años de experiencia realizando instalaciones fotovoltaicas garantizan una solución económica, fiable y adecuada para cada caso; nuestras instalaciones tienen bajo mantenimiento y no presentan averías.
Las instalaciones conectadas a red son una inversión óptima a medio y largo plazo, dadas las subvenciones y créditos blandos otorgados desde diferentes instituciones.

Consejos para el ahorro energético

Solcam aconseja algunas medidas para el ahorro de energía eléctrica.
 No utilizar radiadores eléctricos para calefacción.
 Instalar bombillas de bajo consumo.
 Optar por los electrodomésticos que tienen menor consumo aunque sean más caros. Una nevera, por ejemplo, funciona todas las horas del año, así que el ahorro energético será muy importante.
 Utilizar agua caliente procedente de una caldera para la alimentación del lavavajillas.
 Utilizar una lavadora bitérmica, que permite utilizar agua caliente de la caldera o agua fría de la red según el tipo de lavado.

Información complementaria

La energía fotovoltaica tiene un gran futuro como sistema autónomo de suministro eléctrico en zonas con baja densidad de población, y como sistema conectado a la red en las ciudades. En el primer caso, la generación se realiza en el lugar de consumo, evitando las costosas líneas de transmisión de electricidad. También es una buena fórmula en aplicaciones de poca potencia alejadas de la red -señalización, comunicación- o integrada en edificios formando parte de ventanas, paredes o tejados.
La generación fotoeléctrica no produce contaminación ni ruido, y puede tener una potencia que oscila desde pocos Watts hasta muchos megavatios, ya sea en centrales específicas o integradas en grandes edificios.
Como sucede con la tecnología solar térmica, la fotovoltaica ya se encuentra en un estado mucho más maduro de desarrollo, también cuenta con una rentabilidad suficientemente alta como para recuperar la inversión inicial a medio plazo y permite acogerse a subvenciones para reducir las gastos de instalación. A pesar de todo, se enfrenta con la misma problemática que la energía solar térmica: el gran desconocimiento, por parte del la mayor parte de la sociedad, de sus aplicaciones y las posibles ayudas para la amortización de los gastos iniciales.