SUELO RADIANTE

El Suelo Radiante es un sistema de distribución del calor adaptable a cualquier fuente de energía, basado en un concepto antiguo de calefacción: “pies calientes y ningún frío”.

El calor aportado por el Suelo Radiante es uniforme a toda la vivienda. Una importante condición para el confort humano es que, entre el punto más caliente y más frío de la casa, no haya una diferencia de temperatura superior a 5 °C.

El calor viene del suelo (muy importante en casa con niños pequeños) y llega hasta una altura de 2 a 3m., justo donde se necesita.

La forma más eficiente y económica de calentar un hogar es mediante Suelo Radiante.

ESTÉTICA

No hay aparatos de calefacción en la casa (radiadores, fan-coils…), resultando la decoración muy beneficiada.

SALUDABLE

El agradable y uniforme calor de la vivienda y el suelo asegura un ambiente sano y limpio, sin acumulación del polvo quemado, sin turbulencias de aire y sin resecar el ambiente. Por eso, el Suelo Radiante está especialmente recomendado para guarderías, hospitales, residencias de abuelos, etc.

CONFORTABLE

Es el sistema de calefacción más limpio, silencioso, confortable y saludable que existe, tanto es así, que es el único aconsejado por la Organización Mundial de la Salud.

Su uso no reseca el aire ni las mucosas nasales y no levanta los ácaros del polvo, hecho que hace su instalación muy recomendable a hospitales, guarderías o residencias de abuelos.

CARACTERÍSTICAS

AISLAMIENTO

El montaje del Suelo Radiando se realiza durante la construcción o rehabilitación de la vivienda. A la instalación se aporta un aislamiento adicional en el edificio que mejora notablemente los parámetros de aislamiento térmico y acústico del mismo. Esto contribuye a conseguir mayor confort y economía reduciendo costes de mantenimiento.

MANTENIMENTO

El tubo de polietileno reticulado Pex es prácticamente indestructible, para instalaciones empotradas en hormigón, cal o tiza y tampoco es atacado por la corrosión. La dilatación térmica del tubo no perjudica el pavimento.

SEGURIDAD

Todos los circuitos de Suelo Radiante empiezan y acaban a captadores colocados por encima del suelo. No hay entronques y el alta calidad del tubo de polietileno reticulado Pex-Gol asegura la total ausencia de averías. En sistemas de radiadores, el elevado número de entronques y el material del tubo (metal) hacen la instalación mucho más propensa a averías.

CONSTRUCCIÓN

El Suelo Radiante tiene un precio muy competitivo ante los otros sistemas considerando:

· La seguridad y larga duración.
· El ahorro energético.
· El grado de confort.
· El aislamiento adicional aportado.
· El precio de mantenimiento y la factura anual.

En este punto es donde más destaca el Suelo Radiante, especialmente comparado con sistemas de muy bajo coste de instalación y muy elevados consumos, como por ejemplo el Hilo Radiante Eléctrico.

CALOR EN INVIERNO Y FRÍO EN VERANO

Con tu instalación de Suelo Radiante puedes disfrutar de una temperatura confortable tanto en invierno como el verano

SUELO RADIANTE

Este tipo de calefacción es la que mejor se adapta a la energía solar térmica y la que menor consumo de energía presenta. Además, es el sistema más saludable, tanto, que es recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El suelo radiante está constituido por una red de cañerías uniformemente esparcida y sepultada bajo el pavimento. La temperatura a la cual el agua fluye por su interior es moderada, de 35 a 45 °C, a diferencia de los 70 – 90 °C de los sistemas que utilizan radiadores. Este gradiente de temperaturas favorece el ahorro energético. Con los sistemas de calefacción habituales el aire caliente tiende a situarse cerca del techo, cuando la mayor necesidad térmica se encuentra en la parte inferior de las habitaciones.

Calentando la superficie se cubren estas necesidades sin tener que calentar el aire del techo innecesariamente y ahorrando energía. El hecho de trabajar en baja temperatura no reseca el ambiente ni las mucosas nasales, y la baja velocidad a la cual se eleva el aire calentado no levanta polvo ni microorganismos. Los captadores térmicos no pueden generar agua caliente todos los días, puesto que están sujetos a las incidencias climáticas, así que el sistema tendrá que basarse en una caldera de alto rendimiento o una bomba de calor que aporte el calor requerido para toda la instalación. Los captadores funcionarán de forma complementaria, proporcionando un gran ahorro en el consumo de combustible o eléctrico.

SUELO FRIO

La misma instalación puede utilizarse para refrigerar en verano. Para lo cual podemos usar una bomba de calor, puesto que estas pueden generar calor en invierno y frío en verano, y/o una máquina de absorción. La acción de refrigerar consiste a hacer circular agua fría por el mismo circuito enterrado. En cambio, en las zonas húmedas resulta poco efectivo si no se realiza un apoyo con fan-coils que “sequen el aire” puesto que nuestras instalaciones están provistas de sistemas de control que impiden que llegue a producirse rocío a la superficie del suelo, evitando generar demasiado frío.